Principios Eticos y Código de Conducta

I. PREÁMBULO

Proyecto de Vida es una institución privada en continuo crecimiento y desarrollo que ofrece a las personas, las familias y comunidades que sufren física emocional, psicológica y espiritualmente una adicción o dependencia emocional, la oportunidad de enseñarles  un nuevo camino para vivir en libertad de sustancias  y comportamientos adictivos,  a través de una práctica profesional impecable y basados en principios de crecimiento espiritual, honestidad, servicio y respeto, enmarcado en un claro compromiso con la responsabilidad social.

Para el logro de este cometido PDV ha acogido el modelo  terapéutico de “servicios clínico-sicológicos con énfasis en salud mental y de 12 pasos, basados en los principios de Alcohólicos y Narcóticos Anónimos”.

Bajo este marco conceptual, PDV y las personas que lo integran se somete de manera estricta y consciente a los principios éticos que guían en Colombia la sicología y de manera especial a los que inspiran los doce pasos y las doce tradiciones de Alcohólicos y Narcóticos Anónimos.

Proyecto de Vida está conformado por un grupo de profesionales y trabajadores comprometidos con la Misión de la institución, y para quienes la confianza que los pacientes y sus familiares depositan en ellos y en el tratamiento terapéutico adoptado por PDV, debe ser preservada de manera especial.

Es por esta razón que quienes trabajan en PDV tienen conciencia del alto grado de compromiso que entraña su labor y de los altos estándares de comportamiento que esta exige.

Bajo esta premisa, quienes ingresan a trabajar en PDV como parte del equipo terapéutico y/o del equipo administrativo se someten de manera consciente y voluntaria a los principios éticos y al manual de conducta contenidos en el presente documento.

II. PRINCIPIOS GENERALES

Los principios generales a que se refiere este documento están concebidos como un conjunto de guías que permitirán a los terapeutas y funcionarios de PDV mantener siempre en mente el compromiso asumido  con la institución, la sociedad, los pacientes y su familia,  y ejercer su profesión y actividades dentro de estrictos y elevados principios éticos.

El cumplimiento de estos principios es indispensable para el correcto desempeño de la institución y su observancia puede acarrear por sí mismo la imposición de sanciones.

  1. Principio de Confianza y Confidencialidad

La labor que desempeñan terapeutas y funcionarios se basa en la confianza de los pacientes y familiares y, por tanto, está sometida a estrictos protocolos de seguridad y preservación de la información. Los terapeutas y funcionarios tomarán todas las medidas a su alcance para impedir que la información relativa a los pacientes y sus familiares sea conocida por terceros y pondrán en conocimiento del Comité de Ética, Director General, Director Terapéutico y/o Gerente de la institución cualquier violación de los protocolos de información.

  1. Principio de Responsabilidad y Profesionalismo

La labor de terapeutas y funcionarios se encaminará siempre a buscar el beneficio y el bienestar de los pacientes y sus familias. Los terapeutas y funcionarios aplicarán su conocimiento y experiencia para buscar la recuperación de los pacientes sobre cualquier otro objetivo y procurarán mantener actualizado su conocimiento sobre las aspectos de su trabajo para poder obtener los mejores resultados del tratamiento propuesto. Bajo este principio se procurará siempre preservar la independencia en las relaciones de terapeutas, funcionarios y pacientes,; de tal forma que en ningún momento se distorsione la misión de la institución ni las bondades del modelo terapéutico.

  1. Principio de Integridad

La conducta de los terapeutas y de los funcionarios en general deberá inspirar confianza, honestidad, respeto y profesionalismo. En especial, la conducta de los terapeutas estará enmarcada bajo los principios de los doce pasos y las doce tradiciones de Alcohólicos y Narcóticos Anónimos.

  1. Principio de Respeto de la Privacidad y Dignidad Humanas

Los terapeutas y funcionarios mantendrán conductas y comportamientos que en todo momento sean compatibles con el respeto a la privacidad y a los derechos de los pacientes. En especial no podrán anteponer objeciones de conciencia para no suministrar tratamiento a un paciente aduciendo consideraciones de índole sexual, racial, socioeconómica, cultural o religiosa.

  1. Principio de Justicia

La actuación de los terapeutas y de los funcionarios estará guiada siempre bajo principios de justicia y equidad, manteniendo siempre un equilibrio entre el trato hacia los pacientes y preservando siempre el bienestar de los mismo.

III. CODIGO DE CONDUCTA

La conducta y el comportamiento de terapeutas y trabajadores deberán consultar siempre los principios generales enunciados en este manual, además de las reglas propias de la profesión y oficio que desempeñen. Además, se enmarcará dentro de los principios de los doce pasos y las doce tradiciones de Alcohólicos y Narcóticos Anónimos. En todo caso, comoquiera que las exigencias de las funciones no son iguales para uno y otro grupo, las conductas de cada uno de estos dos grupos se regirá por las reglas que a continuación se indican.

  1. RÉGIMEN DE CONDUCTA DE TERAPEUTAS
  1. Mantener en todo momento la confidencialidad de la información a su cargo y promover conductas que preserven la confidencialidad de la misma.
  1. Poner en conocimiento del Comité de Ética cualquier conducta que atente contra la confidencialidad de la información.
  1. Observar en todo momento una conducta y un comportamiento respetuoso hacia los pacientes, familiares, colegas y demás trabajadores de PDV.
  1. No involucrarse sentimentalmente con los pacientes, familiares, colegas y demás funcionarios de PDV.
  1. Brindar información adecuada y suficiente a los pacientes sobre los procedimientos y terapias a los cuales serán sometidos, y abstenerse de aplicárselos a solicitud de estos cuandoquiera que no interfieran con el modelo terapéutico  o cuando adviertan que les puede causar daño.
  1. Atender prioritariamente cualquier queja o sugerencia de un paciente o sus familiares.
  1. Las opiniones personales de los funcionarios de Proyecto de Vida no podrán contravenir con los lineamientos de la institución.
  1. Respetar las opiniones de los pacientes y colegas.
  1. No aprovechar su situación de autoridad para imponer juicios o criterios a sus pacientes y familiares.
  1. No asumir conductas que puedan constituir acoso sexual o laboral.
  1. Remitir a otros terapeutas o especialistas, incluso otras instituciones, aquellos pacientes cuya problemática esté fuera del alcance de sus competencias o conocimientos.
  1. Mantener conductas personales que permitan el mantenimiento del sano juicio y someter a conocimiento del Comité de Ética cualquier conducta o comportamiento que pueda llegar a socavarlo.
  1. Evitar conductas, comportamientos o relaciones que impliquen conflictos de interés y someter a consideración del Comité de Ética cualquier situación que a su juicio pueda constituir un conflicto de interés.
  1. Abstenerse de consumir en todo momento y lugar sustancias y comportamientos adictivos cuando quiera que se trate de terapeutas que hagan parte de la comunidad de A.A. o N.A.
  1. Asumir una conducta pública intachable.
  1. RÉGIMEN DE CONDUCTA DE LOS DEMAS FUNCIONARIOS
  1. Mantener en todo momento la confidencialidad de la información a su cargo y promover conductas que preserven la confidencialidad de la misma.
  1. Poner en conocimiento del Comité de Ética cualquier conducta que atente contra la confidencialidad de la información.
  1. Observar en todo momento conducta y comportamientos respetuosos hacia los pacientes, familiares y hacia el grupo de trabajo.
  1. No involucrarse sentimentalmente con los pacientes, familiares, terapeutas y demás trabajadores de PDV.
  1. No asumir conductas que puedan constituir acoso sexual o laboral.
  1. Evitar conductas, comportamientos o relaciones que impliquen conflictos de interés y someter a consideración del Comité de Ética cualquier situación que a su juicio pueda constituir un conflicto de interés.
  1. Abstenerse de consumir en todo momento y lugar sustancias y comportamientos adictivos cuando quiera que se trate de personas que hagan parte de la comunidad de A.A. o N.A.
  1. Asumir una conducta pública intachable.
  1. REGLAS RELATIVAS AL CONFLICTO DE INTERES

Los terapeutas y los funcionarios serán responsables de mantener en todo momento su independencia moral e intelectual, para lo cual observarán códigos de conducta que tiendan a mantener su buen juicio y criterio.

La presente política tiene por finalidad evitar que los terapeutas y funcionarios realicen actividades que puedan interferir o tener la apariencia de interferir con el desempeño de sus responsabilidades básicas en la institución y el ejercicio de sus labores.  El conflicto se presenta o puede presentarse en aquellos casos en que los propios intereses de un terapeuta o trabajador  puedan afectar adversamente su motivación o desempeño e influenciarlo indebidamente.  La existencia de este conflicto puede implicar que los actos del terapeuta o trabajador sean cuestionados.

Sin el ánimo de realizar una enumeración exhaustiva, a continuación se presentan algunas conductas o comportamientos que se considera pueden entrar en conflicto con el adecuado desempeño de las funciones de terapeutas o trabajadores.

Actividades de terapeutas y trabajadores

  1. Propiciar, mantener y/o tolerar relaciones sentimentales con los pacientes, familiares, terapeutas y demás funcionarios de PDV.
  1. Recibir, solicitar u ofrecer dádivas, dinero o regalos a los pacientes, familiares y/o colaboradores.
  1. Tener la propiedad o el control de acciones, cuotas o partes de interés social en empresas competidoras de PDV.
  1. Poseer, directa o indirectamente, intereses en empresas proveedoras, contratistas, subcontratistas o clientes de PDV o con las cuales PDV haga negocios o con los que esté asociada en asuntos comerciales.

De la misma manera, está totalmente prohibido aceptar o recibir de las personas o firmas antedichas:

  • Comisiones, porcentaje de ganancias, regalos en efectivo, viajes u otros pagos.
  • Regalos o mercancía por encima de un determinado valor nominal.
  • Préstamos o avances distintos de los establecidos por bancos o instituciones financieras en términos comerciales normales.
  • Materiales, equipos, servicios, reparaciones o mejoras sin costo o a precios irracionalmente bajos.
  • Entretenimiento excesivo o extravagante.
  • Cualquier regalo o actividad de entretenimiento que se reciba debe ser razonable, y lo es en cuanto no implique la obligación de corresponder en alguna forma. Ninguna suma de dinero es aceptable.
  • En caso de duda, los regalos, servicios o entretenimiento deben ser reportados a la Junta Directiva de PDV.
  1. Ningún terapeuta o trabajador debe servir como consultor o como director, funcionario, empleado, socio de una institución que sea competidora o cliente de PDV, a menos que haya obtenido previo consentimiento escrito de la Junta Directiva. También puede existir conflicto de intereses si las actividades externas del empleado, no constitutivas en sí mismas de conflicto de intereses, lo sean al exigir tiempo del empleado que interfiera en su desempeño laboral.

Actividades de familiares inmediatos 

En vista de que las personas tienden a identificar sus intereses con aquellos de sus familiares inmediatos, éstos deben abstenerse de actividades que sean impropias y comprometan al empleado. Además, es importante no discutir negocios e información confidencial de la institución con nadie, incluso familiares.  Los miembros de la familia inmediata del empleado no deben discutir asuntos de la institución en presencia de terceros.

En aquellos casos en que familiares inmediatos de un terapeuta o funcionario sean empleados de un proveedor, competidor o cliente de la institución, esta circunstancia debe de inmediato ponerse de presente a la Empresa a fin de que se evalúe si tal empleo compromete o no el desempeño del trabajo del empleado, crea conflicto de intereses o existe la posibilidad de que se presente el conflicto.

Deber de informar y buscar orientación acerca de los conflictos de interés.

Si algún terapeuta o trabajador tuviere preguntas en relación con una situación personal que pueda ocasionar un posible conflicto de interés o tiene razón para creer que se ha presentado una situación que pueda violar esta política, deberá informar los hechos al Comité de Ética.

En presencia de un conflicto el Comité de Ética deberá tomar las medidas necesarias para asegurar que el colaborador se aísle de la decisión, negocio o relación que genera el conflicto de interés.

Una declaración de conflicto de interés no necesariamente constituye una falta al contrato de trabajo.  Es sólo una manera que permite tomar medidas para prevenir dicho conflicto y proteger al colaborador involucrado; desde luego, no declarar el conflicto o violar las políticas antedichas constituye un incumplimiento del contrato de trabajo y en tal caso el empleado quedará expuesto al despido inmediato, responsabilidad civil por daños a la institución y procesos penales de acuerdo con lo que establece la ley.

Situaciones evidentes de conflicto de interés siempre deben evitarse y aquellas no muy claras deben ser cuidadosamente evaluadas.

Política sobre Protección de Información Confidencial

En el desarrollo de sus actividades los colaboradores pueden llegar a tener acceso a información confidencial (distinta de la historia clínica de los pacientes) concerniente a asuntos y transacciones comerciales de la institución, sus clientes actuales y potenciales, proveedores, accionistas y otros funcionarios. Salvaguardar esta información confidencial es esencial en el desarrollo de los asuntos de la institución.

Los secretos comerciales de la institución, la información privada, así como la información interna son haberes muy valiosos.  La protección de la confidencialidad de esta información es obligación de cada empleado aún después de retirarse de PDV.

Se requiere precaución y discreción en el uso de información confidencial.  Las obligaciones con respecto a la reserva comercial e información de propiedad de PDV y a cualquier otra información confidencial a la cual se tenga acceso en calidad de terapeuta o trabajador son:

No revelar información a personas ajenas a PDV.

No usar esta información para beneficio personal o beneficio de terceros.

Compartir esta información solamente con otros empleados que tengan legítima “necesidad de saber”, en razón de la posición que ocupan o la labor que desempeñan.

Si se tiene alguna duda respecto de la calidad de la información, esto es, si es confidencial, secreto industrial o reserva comercial, debe contactar a su superior o la Junta Directiva de PDV.  La obligación del empleado de no utilizar indebidamente información confidencial obtenida en razón de su empleo continúa aún después de terminado su empleo.

Investigación de irregularidades

PDV contará con un Comité de Ética que investigará las conductas descritas en este documento y las resolverá de acuerdo con los principios de la sana crítica. La violación de las reglas contenidos en este documento constituye por sí misma una violación del contrato de trabajo, quedando a juicio del Comité de Ética la sanción respectiva, con sujeción a las normas del código laboral.

Los terapeutas se regirán en el trámite de sus investigaciones, dada la especial y delicada naturaleza de sus funciones y actividades, por el principio de verdad sabida y buena fe guardada, las decisiones de sus procesos serán en conciencia y deberán acoger siempre las decisiones de sus pares o colegas.

Todos los informes sobre irregularidades se investigarán pronta y justamente y se les dará tratamiento confidencial hasta donde lo permitan las circunstancias.

Es conveniente que los informantes de irregularidades no conduzcan investigaciones.  Las investigaciones pueden conllevar asuntos legales delicados y el actuar en forma individual puede adversamente afectar al terapeuta o funcionario y a la institución; sin embargo, deben tomarse medidas conservando documentos y otros artículos relevantes a la investigación.  Es violación a las políticas de PDV ocultar, alterar o destruir evidencias.  Se espera que los empleados cooperen en la investigación de una irregularidad o violación alegada. Si el resultado de la investigación indica que se requieren medidas correctivas, la institución decidirá qué pasos tomar para rectificar el problema e impedir su recurrencia.

Definición Paciente

 Se considera un paciente de la casa a todo hombre o mujer que se encuentre en proceso terapéutico en cualquier modalidad, internado, ambulatorio, semi-internado, o en cualquier caso que tenga una historia clínica y que lleve entre 1 y 180 días en el proceso. La duración de un proceso terapéutico generalmente es de 6 meses, y este incluye todas las fases del proceso. Si el comité terapéutico lo decide diferente, el tratamiento de un paciente determinado se podrá prolongar y se seguirá considerando paciente así ya haya pasado los 6 meses.

Comité de Ética, procedimientos y sanciones

 El Comité de Ética estará integrado la Junta Directiva de PDV y dos delegados del Comité Terapéutico.

En las investigaciones que adelante el Comité de Ética se respetarán en todo momento  el principio de contradicción,  el derecho de defensa y el debido proceso de los acusados. Las decisiones que se tomen en las investigaciones de los terapeutas se harán en conciencia bajo el principio de verdad sabida buena fe guardada. Las demás decisiones estarán debidamente motivadas.

as faltas contra el deber de confianza y confidencialidad acarreara sanciones que puede dar lugar a la terminación de los contratos laborales y de prestación de servicios.